26 junio 2010

Nueva versión de Rocks'n'Diammonds

Tras casi un año de paralización, en las últimas semanas han aparecido nuevas versiones del Rocks'n'Diammonds, para nuestro gusto el mejor remake integrado de juegos clásicos como Sokoban, Boulder Dash y Supaplex, entre muchos otros
En esta última actualización se han preocupado de integrar el código del desaparecido clon Megaplex en este juego para que las partidas de Supaplex sean idénticas a las del juego original. En versiones anteriores había leves diferencias de comportamiento que en determinados momentos podían variar substancialmente el desarrollo de los rompecabezas.


Recordemos que este juego es Software Libre y Gratuito. Funciona sin problemas en Windows , MAC y Linux gracias a la biblioteca SDL en la que se basa su programación. Tiene un tamaño mínimo, apenas 3MB. No requiere instalación, aunque hay disponible un instalador convencional. La variedad de niveles disponibles alcanza ya las decenas de miles, perfectamente clasificados. Algunos de estos sets de rompecabezas usan los gráficos originales en 256 colores, pero otros han innovado hasta tal punto que hacen irreconocible tanto el propio juego como la interfaz del programa con cuidadas animaciones y efectos de sonido.
Imprescindible para los fans de los videojuegos clásicos.

21 junio 2010

Pago en especie entre empresarios

Si vas a la tienda a comprar un kilo de tomates, y en vez de pagar con dinero pretendes entregarle algún cachivache que tengas en casa, te vas a quedar sin comer tomates. Pero entre empresas con la excusa de la crisis ahora vale todo. Ante la posibilidad de quedarse sin cobrar un trabajo finalizado, se acepta cualquier cosa como pago, y lo que era una medida de emergencia pasa a convertirse en una práctica más habitual.


En un restaurante se les avería un frigorífico y en vez de pagar al técnico la reparación, le invitan a una mariscada con su señora. Van a pintar un portón a un taller y se llevan las cuatro ruedas nuevas para el coche. O instalan un toldo en una ferretería y consiguen a cambio cuarenta metros de balaustrada para el chalet de la sierra. Una auténtica ganga. Esto tiene la ventaja adicional de que seguramente no haya facturas de ninguna de las dos partes y se ahorren todos los impuestos, así como tanto les gusta a los empresarios.

Pero inevitablemente se generan gastos como los pagos a proveedores serios, las facturas de luz, los impuestos y los sueldos, pero no hay efectivo para pagarlos. A Sevillana/Endesa no le puedes pagar con la lámpara de forja que pesa doce kilos y ahora te da susto colgarla en el salón, y los empleados tienen que pagar puntualmente sus hipotecas con euros contantes y sonantes o se van a vivir a debajo de un puente, sin salón.

Hacemos cuentas y no hay dinero. La barbacoa de piedra y los cuatro jamones no se cuentan. La empresa no da beneficios. No facturamos suficiente y hay que recortar gastos. La crisis, los impuestos, la seguridad social, el redondeo del euro, la pérdida de Cuba en 1898, para que te voy a contar... Te doy a cambio este ropero de seis puertas y quedamos en paz.