25 abril 2015

Un año con Linux. Hacemos balance

En abril del año pasado se acabó el soporte técnico de Windows XP y este fue el motivo de que nos decidiéramos de una vez a instalar Linux en nuestro ordenador y romper ataduras con el imperio de Microsoft. Después de hacer pruebas nos decidimos por la distribución Kubuntu, que es lo mismo que Ubuntu pero con el entorno de escritorio de KDE. Tras un proceso de instalación un poco más accidentado de lo que se suponía que iba a ser y tras los primeros ajustes y tropezones iniciales nos encontramos con un ordenador que funcionaba mucho mejor que antes con Windows, que se auto-reparó de averías que no eran tales, y parecía nuevo a pesar de tener ya más de diez años.

Para no perder perspectiva de la situación hay que decir que a lo largo de este año, mientras en casa hemos usado nuestro Linux, en el trabajo hemos estado usando un ordenador bastante nuevo con Windows 8. Pasada la euforia inicial, no es hasta que llevas un tiempo usando algo para apreciarlo bien y poder sacar conclusiones de si merece la pena o no. Esto es lo que intentaremos mostrar a lo largo de este artículo.


08 abril 2015

Un laberinto de setos bajo el Tajo de Ronda

Estamos en año de elecciones y desde este blog estamos sugiriendo a nuestros políticos algunos proyectos muy vistosos pero posiblemente irrealizables para que nos los vendan en sus programas electorales. Si hace unas semanas quisimos instalar un puente de cristal en el Tajo de Ronda, hoy nos vamos a ir un poco más abajo y vamos a plantar un jardín de laberintos de setos en el valle de Los Molinos del Tajo, para verlo bien desde lo alto.

Los laberintos tienen su origen en la mitología de la Antigua Grecia y desde entonces han venido cautivando a la humanidad, que les ha otorgado un significado de misterio y espiritualidad. Ya en el Renacimiento y en la Edad Moderna se han convertido en un lugar de entretenimiento al alcance de los reyes y la nobleza, que los han construido en los jardines de sus palacios y residencias. En muchas ciudades europeas y de otras partes del mundo hay parques con grandes extensiones de laberintos modelados a partir de setos y otros elementos de jardinería, donde el público en general puede entrar a perder la noción del tiempo.